En el post de hoy os queremos lanzar algunas propuestas de tintos roble de la Ribera del Duero, y también hablaros un poco de estos tintos jóvenes con crianza que tanta popularidad han conseguido en el panorama actual, conocerlos un poco más y ayudaros a realizar una buena elección.

ÍNDICE DE CONTENIDOS DE ESTE POST:

¿Qué son?
Tinto roble: fruta y madera...
Crianza: rotonage y batonage...
Periodo óptimo de consumo
Notas de cata de un tinto roble
Maridar un tinto roble
Versatilidad...
Gran éxito comercial de estos vinos
Nuestras propuestas
- Figuero 4 Meses
- Protos Roble
- Ricardo Dumas Roble
- Finca Resalso
- Tamaral Roble
- Hesvera Roble

¿Qué es un vino tinto roble?

Son tintos sometidos a una crianza corta en barrica (entre 3 y 9 meses generalmente).

Son vinos intermedios entre los jóvenes sin crianza y los crianza. La Denominación de Origen DO Ribera del Duero en su pliego de condiciones exige una crianza mínima de 12 meses en madera para poder comercializar con la denominación “CRIANZA”, quedando estos tintos roble como vinos intermedios entre los jóvenes y los crianza, tanto en tiempo como en características organolépticas, como veremos más adelante.

Legalmente, la DO Ribera del Duero exige un envejecimiento mínimo de 3 meses en barricas de roble para los vinos de esta denominación que se quieran comercializar utilizando el término roble o barrica.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Fruta y madera, principal característica del vino tinto roble:

Podríamos decir que la principal característica de estos vinos es que aúnan fruta y madera. En un tinto roble de la Ribera del Duero podemos percibir todos esos aromas característicos de un tinto joven, aromas a fruta madura, mora, ciruela, compotas de fruta,etc., junto con ciertos matices que proporciona su paso por madera. La barrica le aporta notas a frutos secos, balsámicos a veces, especias,etc., sin llegar a “comerse” o tapar los aromas frutales.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Crianza, rotonage y batonage...

Como comentábamos anteriormente, la envejecimiento suele estar entre los 3 y 9 meses en barricas de roble. Durante este tiempo, la madera va aportado ciertas notas características al vino sin ocultar los aromas frutales propios del vino joven.

A veces, algunas bodegas trabajan con las lías en las barricas. Las lías, para aquellos que no estén muy metidos en este mundillo, son sedimentos que van apareciendo en la elaboración de los vinos por diferentes motivos. Durante la estancia en barrica, se producen algunos sedimentos, propios de un vino no filtrado, y que son muy interesantes si se trabaja con ellas. Algunas elaboradores optan por poner con cierta frecuencia, estos sedimentos en suspensión, ya sea mediante técnicas de “rotonage” (girar las barricas) o “batonage” remover las lías introduciendo un bastón en las barricas. El trabajo con las lías aporta estructura, integración de aromas y armonía en boca.

Muchas bodegas optan también por llevar a cabo la fermentación maloláctica mientras está el vino en barrica. En líneas generales, comentar para aquellas personas que lo desconozcan, que la fermentación maloláctica es una fermentación que produce la transformación del ácido málico en láctico. Transforma un ácido duro como es el málico en uno más suave como es el láctico, haciendo los tintos más amables y agradables en boca.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Periodo óptimo de consumo de un tinto roble:

Aunque cada vino, dependiendo de su elaboración, tiene su propia curva de consumo, podríamos decir que el periodo óptimo de consumo es de 1 a 3 años. A los vinos tintos siempre le viene bien su estancia en botella, se afinan y se vuelvan mas agradables al paladar. No obstante, estos tintos robles de la Ribera del Duero no están diseñados para dilatar su consumo excesivamente en el tiempo. No son vinos para guardar. Por regla general están elaborados para su consumo en esa horquilla que hemos mencionado antes. Sus parámetros fisicoquímicos, acidez, sulfuroso, riqueza tánica…, están fijados con ese horizonte temporal de consumo de 1 a 3 años. Más allá de ese rango, aunque puedan estar perfectamente bebibles, ya no serán vinos “jóvenes” propiamente dicho, habiendo perdido color, viveza y fruta.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Notas de cata de un vino tinto roble de Ribera del Duero:

Obviamente, aunque cada tinto roble tiene sus características dependiendo de las uvas utilizadas por la bodega, su proceso de elaboración, momento de cata, etc., sí podríamos citar algunas características organolépticas que son comunes a todos ellos.

Fase Visual:

Los tintos robles por lo general presentan un color vivo rojo-violáceo. Ribete granate y ausencia de anaranjados (los ribetes naranjas son más propios de vinos con más edad). Los tintos jóvenes con crianza de Ribera del Duero presentan un color potente, intenso, cubierto y realmente bonito.

Si el vino está recién embotellado podemos encontrar alguna burbuja de carbónico. Si es en muy pequeña cantidad es algo normal y debido a que no ha tenido tiempo de ir liberándolo a través del corcho. Con agitar la copa un poca, estas burbujas se liberan rápidamente. Si es un exceso de burbuja, sí puede ser señal de un problema con el vino, como pudiese ser una refermentación en botella.

Fase Olfativa:

Fruta y madera son los aromas que encontraremos en un tinto roble. En general habrá un predominio de los aromas frutales sobre las notas provenientes de la madera. Aconsejamos oler el vino a copa parada y después agitarla y volverla a oler y ver la diversidad de aromas que se van desprendiendo. Los aromas frutales que nos encontraremos serán aromas a fruta madura, ciruela, frutas de bosque, cereza... Encontraremos también aromas compotados junto con matices procedentes del roble, notas a vainilla, frutos secos, balsámicos, especias…

El tiempo en barrica, que oscila entre 3 y 9 meses generalmente, marcará una menor o mayor presencia de aromas procedentes de la madera.

Fase Gustativa:

Son vinos muy agradables en boca. Son vinos frescos, golosos, aterciopelados y suaves. Presentan una combinación de acidez y fruta que los hace realmente placenteros al paladar.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Maridaje de un vino tinto roble de Ribera del Duero:

Estos vinos son perfectos para disfrutarlos solos, sin necesidad de maridar, simplemente disfrutando de tu momento de tranquilidad diario o de una buena conversación con familia y amigos ya sea en casa o en la barra de un bar con unos aperitivos.

No obstante, si los elegimos para acompañarnos con alguna comida, os proponemos los siguientes platos con los que irían perfectamente:

Quesos semicurados
Pescados azules
Paellas con carne
Tablas de embutidos
Salchichas y chorizos criollos a la parrilla
Guisos de legumbres
Postres como tarta de quesos con arándanos, fruta compotada, chocolates ligeros…

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Fantástica versatilidad del vino tinto roble:

La capacidad que tiene la corta estancia en barrica de sumar aromas frutales con notas de crianza, hace que estos vinos sean extremadamente versátiles tanto para ser disfrutados en multitud de situaciones como para acompañarlos con una gran variedad de platos.

A nuestro parecer, estos bien son simplemente vinos muy agradables. Tienen un paso muy agradable en boca, son sabrosos y con mucha fruta… Son vinos que suelen gustar, fáciles de beber y por lo general suelen gustar al gran público. Razón que explicaría el gran éxito comercial que están teniendo.

Subir al índice o ir a nuestras propuestas

Gran éxito comercial, vino de barra y de diario.

Desde hace ya unas décadas estos vinos se han hecho muy populares, copando la mayoría de las barras de los restaurantes y acompañándonos a la mesa en infinidad de ocasiones. Ese paso intermedio entre tinto joven y crianza ha sido fundamental para que alcancen ese éxito. Por un lado, nos ha permitido disfrutar de la juventud de un tinto junto con ciertos matices procedentes del paso por madera. Ha sido la combinación perfecta, Si a esto le unimos que un corta crianza también significa unos costes menores, nos ha permitido tener económicamente unos vinos mas asequible que los crianza, para ese consumo más habitual, como pude ser la copa de vino de tu momento de relax en casa o en la barra de tu bar o restaurante favorito.

Estos vinos se han convertido en los vinos de rotación de las bodegas, aquellos que dan volumen y negocio a las mismas, desplazando al resto de sus referencias (crianzas, reservas y gran reservas) para segmentos menores o para sacar grandes vinos que aporten prestigio y reconocimiento.

Nuestras propuestas con los mejores vinos tinto roble...

A continuación os hacemos algunas sugerencias de vinos tinto roble muy representativas de la Ribera del Duero y que son garantía de éxito y acierto.

Subir al índice

FIGUERO 4 MESES:

El “pequeño de los Figuero” es siempre una apuesta segura. Figuero 4 meses es pura expresión frutal, fresco, amable y serio a la vez. Vino goloso con la fruta muy marcada.

Tiempo en barrica: 4 meses aprox.
Productor: García Figuero Viñedos y Bodegas

figuero 4 meses

Subir al índice

PROTOS ROBLE:

Un clásico de Ribera del Duero y una buena elección que nos llega desde Peñafiel (Valladolid). Protos Roble cuenta con una crianza de unos 6 meses en madera y un reposo posterior en botella de varios meses antes de su comercialización.

Tiempo en barrica: 6 meses
Productor: Bodegas Protos

protos roble

Subir al índice

RICARDO DUMAS ROBLE:

El vino Ricardo Dumas Roble es un tinto joven con crianza de Bodegas Virgen de la Asunción. Es una referencia con una altísima relación calidad/precio. Una gran elección si buscamos un buen roble de Ribera del Duero a un precio más competitivo.

Tiempo en barrica: 6 meses aprox.
Productor: Bodegas Virgen de la Asunción

ricardo dumas roble

Subir al índice

FINCA RESALSO:

Finca Resalso es el roble de Bodegas Emilio Moro. Cuenta con un paso por madera de unos 4 meses en roble francés. Vino muy agradable, sabroso y expresivo.

Tiempo en barrica: 4 meses aprox.
Productor: Bodegas Emilio Moro

finca resalso

Subir al índice

TAMARAL ROBLE:

Tamaral Roble es el tinto joven con crianza de Bodegas Tamaral. Vino con un corto paso por barricas de roble francés y americano, expresivo en boca, frutal y muy agradable.

Tiempo en barrica: 4 meses aprox.
Productor: Tamaral Bodegas y Viñedos

tamaral roble

Subir al índice

HESVERA ROBLE:

Hesvera Roble es un gran ejemplo de este tipo de vinos de Ribera del Duero. De color intenso, aromas a fruta madura, taninos maduros, carnoso y goloso. Gran roble con unos 6 meses de estancia en barrica.

Tiempo en barrica: 6 meses aprox.
Productor: Bodegas Hesvera

hesvera roble

Esperamos que encontréis de utilidad este post sobre vinos tinto roble Ribera del Duero y os agraden las propuestas que os planteamos…

Saludos del Equipo de QUIEROMASVINO.COM